Los hermanos Darderi, del polvo de ladrillo de Villa Gesell a revelación del tenis mundial

A sus edades, conocen el mundo como pocos. Y pese a vivir buena parte del año fuera de la Argentina, su calendario incluye regularmente una estadía de verano en su Villa Gesell natal. Por estos días, en las canchas de polvo de ladrillo del club L’Équipe, los hermanos Luciano y Vito Darderi no pierden el tiempo.

Con el foco puesto en marzo próximo, los deslices no están permitidos: una serie de auspiciosos viajes por el mundo los vincularán nuevamente con las competencias más exigentes del tenis internacional y, para ello, los entrenamientos de doble turno están a la orden de cada día.

“Nos venimos a Villa Gesell para darnos una bocanada de aire y mar”, cuenta Gino, su padre, en diálogo con Telégrafo. El 2020 fue otro año de conquistas históricas tanto para Luciano como para Vito, que no han dejado de ser noticia, fundamentalmente en Europa, donde su desarrollo deportivo encontró hasta el momento el mejor de los respaldos.

 

Luciano, Gino y Vito en las canchas del club L’Équipe de Villa Gesell. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Vito, que en diciembre de 2019 fue campeón argentino sub 12 de la AAT, jugó luego en Eslovenia, Croacia y Francia, donde ganó el torneo europeo de infantiles representando a Italia y también se quedó con el mundial de dobles de su categoría.

Luciano, en tanto, que en febrero de 2020 se consagró campeón junior de la Federación Internacional de Tenis (ITF) en Porto Alegre, Brasil, tuvo su primera competencia de la ATP en septiembre pasado en Cordenons, donde se llevó un triunfo ante el 127 del mundo que le dió la posibilidad de jugar la fase previa del Masters 1000 de Roma. Aunque finalmente no pudo acceder al cuadro final del torneo, se convirtió en uno de los cuatro sub-18 de toda la historia del tenis en conseguir competir en el abierto de la capital italiana. Por ser uno de los mejores jóvenes del mundo, el geselino fue invitado poco después desde la organización del Masters disputado en Londres para participar de los entrenamientos que realizaron los tenistas mejor rankeados de la ATP, entre ellos, Djokovic, Nadal, Thiem, Schwartzman y Zverev.

 

Los hermanos Darderi en plena acción de entrenamiento. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Aunque en la parte tenística, tanto Luciano como Vito están asesorados por Gino -quien llegó a figurar entre los treinta mejores del ranking argentino en la década de 1980-, sus impresionantes logros deportivos del último tiempo los sitúan en una posición de notable exigencia de cara al porvenir: las futuras preparaciones físicas deberán ser aún más exhaustivas, lo que depara en la necesidad de tener un apoyo adicional, por ahora, increíblemente en falta.

“Mantener y mandar para adelante este proyecto de mis hijos significa mucha plata. La preparación física cuesta realmente muchísimo dinero. La verdad es que se hace muchas veces imposible. Tenemos un buen auspiciante como Dunlop, pero tratamos de rebuscarnos solos. Necesitamos sponsors que ayuden a pagar gastos y nosotros queremos apostar a los preparadores físicos argentinos”, cuenta Gino.

 

Con entrenamientos de doble turno, los Darderi se preparan para un año de múltiples desafíos. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Entre Italia y Argentina

Sobre el loable y complejo camino de la autogestión, Darderi padre explica los pormenores del desarrollo deportivo de sus hijos: “Cuando firmás alguna relación de dependencia con un representante, te comen el futuro”, sentencia.

Con un apoyo impensado años atrás en la Argentina, ante una Asociación Argentina de Tenis en crisis, la Federación Italiana de Tenis se adelantó y comenzó a ayudar a la familia con pasajes de avión, sedes para entrenar y viáticos en euros, algo indispensalbe para sostener el presupuesto de dos tenistas en competencia jugando por todo Europa.

 

Luciano y Vito son dos talentos geselinos que han revolucionado el tenis mundial. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Mientras que el resto de los costos de las giras se cubren con los propios premios que ambos jóvenes ganan al destacarse y vencer en los torneos en disputa, Gino sostiene que los dirigentes argentinos “tendrían que encontar un mecanismo” a fin de apuntalar y ayudar en el desarrollo deportivo de sus hijos.

“Ahora rechazamos el contrato de vinculación con la Federación Italiana de Tenis. No nos dejamos manipular, no quiero comprometerlos”, confirmó Gino, quien tuvo reuniones en el último tiempo con Franco Squillari, referente de desarrollo juvenil de la AAT.




“Nosotros no estamos ni con una ni con otra federación, el tenis es un deporte individual. Por un lado los italianos te inculcan tener que estar allá todo el tiempo, y por otro lado también soy amigo de Agustín Calleri -actual presidente de la AAT-, que sabe del potencial de los chicos. No es una cuestión de banderas, lo que más me gustaría es que los chicos jueguen para su país, pero en realidad la ayuda económica acá no existe”, asegura Darderi padre.

Con especial foco en su hijo menor, Gino explica: “Jugador chico como él no hay nadie. Faltan tres o cuatro años para que se interese sobre qué camiseta representar, pero sería una pena dejar escapar a un jugador como Vito, un proyecto importantísimo. Los únicos que hicieron algo similar son Coria y Nalbandian”, recuerda sobre el campeonato nacional Sub 12 que su hijo obtuvo y con el que igualó un récord que solo ostentaban esos dos grandes representantes del tenis argentino.

 

Vito se convirtió en campeón mundial a los 11 años. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Viajes

Acostumbrados a viajar desde que tenían seis años, Luciano y Vito tienen amigos en Europa y también en Argentina. Ya sin problemas con el idioma italiano por su extensa estadía en ese país, ahora es el más pequeño de los Dateri el que aprende además inglés.

“Son hombrecitos ya, no tienen problemas. Yo me divido un poco entre los dos hasta que Vito crezca” cuenta Gino sobre su coordinación internacional de viajes y torneos.

 

En octubre de 2020 Luciano se metió entre los primeros 1.000 de la ATP. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Luciano, con un primer torneo en Turquía en agenda, se apresta este año a jugar torneos de ATP, culminada su etapa como junior. Rumbo a ubicarse entre los primeros 800 del ranking, vivirá un salto grande de competencia y disputará torneos de preparación en la provincia de Buenos Aires antes de partir.

Vito, por su lado, tiene en su calendario a los países de Austria y Grecia como los primeros en visitar, con la meta de seguir entre los mejores del mundo y mantener su actual número 1 en Europa. El torneo de Les Petits As, a disputarse en Francia, será su gran desafío del año.

 

Lo más visto