‘Elenita’: la casa de veraneo del expresidente Frondizi que agoniza en silencio

Construida en 1935 por el propio expresidente Arturo Frondizi y su familia para vacacionar cada verano en la localidad de Ostende, la ‘Elenita’, nombre que lleva en honor a la hija del matrimonio con Elena Faggionato, representa una gran herencia cultural para toda la Argentina. Sin embargo, por desidia o intereses económico-políticos, la construcción agoniza en silencio.

Claro está que una edificación no habla, pero si lo hiciera con seguridad pediría a gritos ayuda. Por suerte, está Mercedes, sobrina del exmandatario, que vive su vida para defender lo que no sólo es de su familia sino de todo un país.

 

La casita lleva el nombre de ‘Elenita’ en honor a la hija de Frondizi y Faggionato. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Decir abandono es poco”, denuncia la vocera en diálogo con Telégrafo y afirma sin miedo: “Han hecho acciones que van en contra de su supervivencia”.

Se refiere en primera instancia a los enquinchados, una especie de barrera hecha de álamo y alambre de poco más de un metro de altura que permite combatir el gran problema de erosión que enfrenta la costa atlántica. En lo que algunos especialistas llaman “captores pasivos” se almacena la arena y se reconstruye de esa forma un cordón medanoso que no sólo evita perder superficie de playa sino también ahorra problemas urbanos en las zonas aledañas.

Todo eso es lo que dicta la teoría. Porque la práctica en la zona de calle Estocolmo y el mar fue otra.

 

Los enquinchados sin mantenimiento se han ido tapando de arena. (Fotos Ricardo Stinco)

 

“Los han hecho mal”, señala Mercedes y explica que desde el área de Frente Marítimo de la Municipalidad de Pinamar tampoco realizaron correctamente el mantenimiento, entonces los enquinchados quedaron tapados y provocaron que la arena se acumule superando en altura al techo de la vivienda. Prueba de ello son los alambres oxidados que salen entre la arena y ponen en peligro a los locales y turistas que circulan por la zona.

En un video publicado hace dos años en Youtube puede verse el proceso que con el correr del tiempo no hizo más que empeorar.

 

 

A la ‘Elenita’ hay una legislación que la protege: fue declarada de interés municipal en 1994, edificio Histórico Municipal en 2001 y Monumento Histórico Provincial en 2002. Pero muy pocos funcionarios saben respetarla. 

“Gracias a la gestión de la Subsecretaría de Políticas Culturales de la Provincia de Buenos Aires tomó intervención el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) quienes en conjunto con el Ministerio de Gobierno están realizando un análisis de la situación”, celebró la mujer en relación a un avance en la agenda pública, pero no dejó de señalar “el mal manejo de la municipalidad en el entorno natural inmediato”. Todo lo contrario a aquel sentimiento que Frondizi quiso plasmar en la casita que tantos recuerdos familiares conserva en sus paredes.


Única en su especie

La vivienda es el único ejemplar que queda en la zona de una construcción de madera en arena sobre pilotes muy utilizada a principio de siglo  pasado sobre todo para descansar en conexión con la naturaleza. En palabras de Mercedes Faggionato: “Es una forma constructiva respetable del ecosistema dunícola y contribuye a evitar  la erosión que amenaza a las playas bonaerenses por lo que adquiere características sustentables”.

 

El techo de la casita con arena acumulada produce daño en su estructura. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Hoy las consecuencias de gestiones irresponsables son claras y puede verlas cualquier persona que se acerque a la casita por su parte trasera y su lateral norte.

El área más afectada es el techo, donde el mes pasado se depositaron unos 25 centímetros de arena provocando una mala ventilación en la estructura que terminó por deteriorarse.


“Las tablas que se apoyan en los tirantes tienen humedad”, explicó a Telégrafo Mercedes y contó que la reparación costará unos 250 mil pesos a los que se suman los casi 420 mil pesos ya invertidos que fueron asumidos con fondos propios, de familiares y amigos incondicionales a la memoria del ex presidente Frondizi y de los valores que representa esta casa que se encuentra “literalmente debajo de la arena”. En la particularidad del tanque de agua, el almacenamiento de arena terminó provocando su caída.

“Yo acá aprendí a caminar”, cuenta Mercedes en una única referencia a su historia personal durante toda la entrevista. Prefiere señalar que más allá de lo que significa la casa para su familia es un legado cultural, histórico y arquitectónico de todos los argentinos.

 

 

Parte de la estructura que Mercedes y familiares junto a Los Amigos de la Elenita” realizaron para proteger a la casita de la arena. (Fotos Ricardo Stinco)La ‘Elenita’ conserva su piso original y la estructura de aquel 1935 cuando el ex presidente levantó las paredes de la mano de su esposa y el resto de las familias Frondizi y Faggionato. Parece pequeña por fuera, pero como dice el refrán “el corazón es grande”, tanto que durante los veranos de la familia albergó en el mismo momento a más de 10 personas.  “Los adultos de la familia se alojaban en hotel Ostende, pero los jóvenes se quedaban todos juntos acá”, recuerda la mujer.

Al cerrar la conversación con este medio, Faggionato sintetizó los anhelos de todos los amigos de la ‘Elenita’: “Deseamos que el municipio realice la remediación urgente del pie de médano ya afectado, y que además del cumplimiento de la legislación vigente valore el servicio turístico, educativo y cultural que sostenemos con recursos propios hace décadas”. 

 

La cartelería también fue generada con fondos privados. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Lo más visto