Viole Franco: la influencer argentina que es furor en Latinoamérica y España

Con 1,21 millones de suscripciones en su canal de Youtube y casi 320 mil seguidores en Instagram, Viole Franco se convirtió en una de las influencers argentinas más populares del momento. La joven de 18 años que nació en Morón y vivió la mayor parte de su vida en Villa Gesell, hace casi dos años reside en España y desde allá construyó su escalera a la fama con ingenio y originalidad.

Subo video cuando se me canta el culo”, adelanta en sus redes sociales y con ese mensaje queda claro que su premisa más grande es escuchar su instinto y no forzarse a nada.

Durante una entrevista exclusiva con Telégrafo, contó que lo más importante para hacer un video es divertirse: “Grabo cuando tengo ganas, subo cuando tengo ganas, no cumplo con un horario, me manejo libre”.

 

 

“Suscribite o te pego un tiro en la rodilla”

Todos los fans de Viole saben que el hilo conductor de sus publicaciones es el humor. Por eso la siguen: para reirse y pasar un buen rato. Quien no la conoce, lo puede descubrir rápido entrando a su canal de Youtube donde anuncia: “Suscribite o te pego un tiro en la rodilla”.

Los videos van desde la visita a un parque de diversiones con un grupo de amigos donde uno de ellos vomita, hasta un encuentro con Messi en un aeropuerto o un análisis de por qué dejó de usar toallitas femeninas.

Pero aquellos que cuentan con mayores visualizaciones son: “Intenté adoptar una mosca” con 4,6 millones y “Primer día de secundaria en España” con 5,3 millones.

Es que Violeta Franco Madsen, como dicta su documento, se mudó a Europa con su familia en 2019 y desde ese momento comenzó con el hobby que hoy la define.

Fue por aquellos días cuando pensó: “Me voy a ir a otro lado, no voy a conocer a nadie, listo, mi único amigo va a ser Youtube”. Y así rápidamente la red se convirtió en su mayor compañía. 

 

Violeta en los bosques de Villa Gesell, génesis de su nueva etapa de vida. (Fotos Ricardo Stinco)

 

 

El primer video lo hizo en Villa Gesell cuando estaba todo listo para dejar el país y a modo de despedida grabó una reunión con sus amigos y lo subió. “Claro, no lo vio nadie, pero a la semana subí otro que sí se hizo viral”. Esa segunda publicación la mostraba a Viole bailando en la casa de mi abuela: “Es una pavada de un minuto y medio, pero yo sabía se iba a reproducir”.

A partir de ahí las reproducciones siempre fueron en subida. “Podría decirse que lo que hago es un blog de mi vida, agarro la cámara y filmo cosas divertidas”, resumió.

T: – ¿Cuál es el condimento especial de tus videos?

V: – Yo creo que a la gente le gustan porque es lo que quisieran hacer pero no se animan.




Desde España para todo el mundo

El 50 por ciento de los seguidores de Viole Franco son argentinos. La otra mitad la completan españoles y latinoamericanos.

Es por eso que la influencer explicó que trata de neutralizar el lenguaje. “Sino no me entienden”, sostuvo.

Claro que cuando aparece “coche” en cambio de “auto” los argentinos se enojan y en los comentarios se lo hacen saber. “Bueno, es que no puedo conformar a todos, lo intento, pero es imposible”, señaló.

 

Con 18 años, la argentina reúne miles de seguidores en sus redes sociales. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Su familia también forma parte de la viralidad, muchas veces le piden salir en los videos. “Pero también está el problema de que me descuido y no me doy cuenta que me está viendo un millón de personas y no debería mostrar la puerta de mi casa”, reflexionó y recordó que algún que otro fan enloquecido ubicó su dirección e incluso se animó a amenazarla con difundirla.

Para todos los seguidores que quieran mandarle un presente, Violeta cuenta con una casilla postal en España (también hay un video de “Abriendo regalos de suscriptores”).




Cómo es Viole Franco

“Inteligente, hermosa”, así la define su mamá. Una amiga argentina agrega: “Leal, orgullosa”. Y un amigo español la completa: “Impredecible, astuta, que vas a tu rollo”.

Sin embargo, ella elige señalarse ambiciosa. “Me cuesta conformarme, siempre quiero más”, confesó a Telégrafo desde Villa Gesell, donde llegó junto a sus padres y su hermana para visitar al resto de la familia que hacía dos años no veía (obviamente, hay video del reencuentro).

 

Violeta se ha convertido en una gran autodidacta. (Fotos Ricardo Stinco)

 

Esas ganas de superarse continuamente y mejorar han convertido a Violeta en una gran autodidacta. No sólo construye sus videos sino que también los edita, y todo lo que aprende lo encuentra navegando en su computadora por las profundidades de Internet. Su perfeccionismo la ha llevado también a archivar muchos de los videos que no le gustan.

T: – ¿Cómo ves tu futuro?

V: – Viajando, recorriendo el mundo. Y cuando me canse, ahí voy a establecer una vida fija. Por ahora no quiero atarme a nada.

T: – ¿España o Argentina?

V: – España. Porque allá puedo ir por la calle sin miedo. Acá mis papas no me dejan salir sola hasta las 5 de la mañana ni en pedo. Allá voy precavida, porque está la posibilidad de que me pase algo, pero no voy con miedo.

 

Lo más visto