La utilización de pantallas interactivas perjudica al sueño de los menores

Investigadores de la Universidad de Londres encontraron una correlación muy clara entre el uso de pantallas interactivas por parte de pequeños de entre seis meses y tres años y una reducción en el tiempo que pasan durmiendo.

Según este estudio publicado en Scientific Reports y difundido por el diario El País de España, por cada hora diaria que los chicos examinados pasaban con una tableta, reducían 26 minutos su sueño nocturno.

En total, reducían un cuarto de hora el tiempo diario dedicado a dormir, porque al usar las pantallas aumentaban también en 10 minutos el tiempo dedicado a las siestas diurnas. Probablemente, suponen los investigadores, porque su organismo trata de compensar a lo largo del día el sueño perdido por la noche.

“Debido a un posible impacto negativo, se ha aconsejado limitar la exposición a aparatos táctiles durante la infancia, pero estos consejos no estaban basados en evidencia científica. Este estudio es el primero en aportar dicha evidencia”, afirma Tim Smith, principal autor de esta investigación que se sirvió de datos de 715 familias del Reino Unido.

Los investigadores también señalaron que los pequeños tardan más tiempo en tener sueño a medida que aumenta su uso de estas tecnologías.

Los mecanismos que provocan que el uso de pantallas reduzca el tiempo dormido todavía están por definirse por completo, pero hay algunas explicaciones plausibles. Por ejemplo, se sabe que la luz azul que emiten estos aparatos manda señales que confunden los ritmos naturales de sueño del cerebro. Además, según señala el equipo de Smith, dependiendo del tipo de uso de los aparatos podrían estar activando excesivamente a los menores con juegos o películas o incluso robando directamente minutos al sueño cuando niños y niñas se llevan el aparato al dormitorio.

 

Lo más visto