Los artistas callejeros de Pinamar ya tienen una ordenanza que los protege

El intendente Martín Yeza había vetado la norma –votada por unanimidad- pero en la última sesión ordinaria se avaló la insistencia y una ordenanza complementaria para proteger y promover el arte callejero en Pinamar.

De esta manera, el arte callejero podrá desarrollarse sin solicitar autorización por vía de excepción como hasta ahora, e incluso estará a disposición unregistro de carácter gratuito -aunque no es condicionante-, que se podrá tramitar vía web y personalmente.

La ordenanza fija pautas específicas para los murales callejeros y establece los elementos, herramientas e instrumentos de trabajo de los artistas “no podrán ser secuestrados, retenidos o decomisados por autoridades públicas bajo ninguna circunstancia”.

Estas consideraciones estaban incluidas en la norma original y en la sesión los concejales de todas las bancadas avalaron una ordenanza complementaria acordada con la Secretaría de Turismo y Cultura.

En este sentido, se agregó que en caso de que la actividad implique el uso de instrumentos de amplificación sonora, el mismo deberá atenerse a lo dispuesto en la reglamentación vigente respecto de horarios de descanso y decibeles de intensidad sonora.

Además, a través de la complementaria se creará un “Registro de Paredes y Espacios Ofrecidos para Intervenciones Urbanas de Muralistas Locales”. En cuanto a los circuitos de arte callejero a la gorra –que serán establecidos en la reglamentación-, se indica que deberán estar ubicados en zonas céntricas y garantizar la circulación de público.

Como sitios específicos, la nueva ordenanza establecer que se deberán destinar a la actividad artística callejera las plazas del municipio y determinados espacios por localidad. En Pinamar, el payón de Marco Polo y Bunge; Bunge y Playa y Bunge y Sirena. En Ostende, la Rambla. En Valeria del Mar, la plaza seca de Espora y Costanera y Bathurst y Espora. Y en Cariló, la Plaza Guerrero.

Al tomar la palabra, la concejal oficialista Alejandra Apolonio defendió el polémico veto del intendente al señalar que el mismo “no significa que esté en desacuerdo con la actividad”. “Era necesario terminar de trabajar la norma para tener una ordenanza completa e integral. El veto fue para trabajar en conjunto algunas cuestiones”, recalcó.

Por su parte, una representante de los artistas hizo uso de la palabra en el recinto y afirmó que la norma es “indispensable en términos de protección no solamente de la integridad física de los artistas, sino de nuestros instrumentos de trabajo”.

“Sentir que el municipio nos abraza, nos da espacio para desarrollar nuestro arte, para trabajar y ganarnos el pan, es muy importante. Quiero destacar y agradecer el acompañamiento en el reclamo de todos y cada uno de los artistas de Pinamar y los ciudadanos que se acercaron a cada actividad. Sin los artistas en la calle, esta insistencia no hubiera sido posible”, concluyó.

 

Lo más visto