“No voy a firmar un contrato con una empresa que está cuestionada y procesada”

El intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, volvió a dejar en claro este jueves que la empresa marplatense 25 de Mayo no desembarcará en la ciudad para hacerse cargo del transporte público de pasajeros y apuntó a la UTA por las presiones para que la firma se convierta en concesionaria del servicio.

Finalizada la conferencia de prensa en la que se anunció la contratación de un servicio de transporte escolar para garantizar que los chicos lleguen desde el lunes a todas las escuelas públicas y privadas del Partido, el jefe comunal recibió a representantes de la UTA en su despacho. El encuentro no pasó de unos segundos, ya que rápidamente se desató  una discusión que terminó abruptamente con el retiro de los sindicalistas.

Barrera adjudicó la actitud directamente a la presunta intención de la UTA de que la empresa 25 de Mayo sea la concesionaria del servicio de transporte público en Villa Gesell. “Esto que le quede bien claro a los geselinos: no voy a firmar un contrato con una empresa que está cuestionada y procesada. No me voy a someter a eso frente a ningún tipo de presión”, sentenció.

Es que a la firma que dirige el empresario Juan Inza atraviesa un  proceso judicial por defraudación al Estado, en una causa que investiga la inscripción de 357 trabajadores falsos, lo que implicó un pago de más de $16 millones en subsidios que no correspondían.

“Ésta es una cuestión de Estado. Hubiera sido mucho más fácil firmar con la 25 de Mayo y salir en la foto todos abrazados y pasarle el problema a las próximas gestiones. Estoy pagando un costo muy alto, pero estoy defendiendo los derechos de los geselinos”, enfatizó el intendente.

Barrera también comentó que al menos seis empresas se han interesado en hacerse cargo del servicio de colectivo, pero que hasta el momento no realizaron propuestas formales y serias. “Deben encontrar algún obstáculo en el proceso de conformación de la oferta”, señaló.

Respecto a los trabajadores, que acampan en la puerta del municipio desde la madrugada de este jueves, el intendente sostuvo que “están mal asesorados”. “Tienen que tomar otro tipo de acciones judiciales, que se están demorando y que van a perjudicar aún más sus derechos”, advirtió.

Para el jefe comunal, las protestas se suceden “para obligar a la contratación de una empresa que nosotros no queremos”. “Ellos son rehenes de un sistema. Los trabajadores son geselinos, esta crisis ya la hemos sufrido en otros servicios y lo que queremos es garantizar el trabajo de los choferes y que el usuario tenga un buen servicio. Se hace muy difícil, pero vamos a transitar ese camino”, concluyó.

Al finalizar el encuentro en el despacho, el intendente tuvo que ser escoltado por la policía mientras era increpado por un grupo de trabajadores, quienes intentaron agredirlo. Desde el bloque oficialista repudiaron los hechos y resaltaron: “No creemos que el camino de la violencia sea el indicado para encontrar una solución. Villa Gesell está sumida en una crisis de transporte de la cual solamente podremos salir airosos mediante el diálogo y el consenso de las partes involucradas”.

 

Lo más visto