“Nunca me van a alcanzar las palabras para agradecer al pueblo de Pinamar”

Notoriamente conmovido y emocionado, el jefe de Bomberos Voluntarios de Pinamar, Hugo Curuchet, relató los pormenores del incendio que tuvo a toda una localidad paralizada durante varias horas. El siniestro logró ser controlado y el balance resultó positivo: no hubo casas quemadas ni víctimas que lamentar.

Una vez más, en situaciones de emergencia, se puso de manifiesto la solidaridad ciudadana, algo que el jefe del operativo que manejó este lunes el incendio, no quiso dejar de destacar. Con la voz quebrada, Curuchet le habló directamente a la ciudadanía: “Nunca me van a alcanzar las palabras para agradecer al pueblo de Pinamar”, sentenció. Luego hizo extensivo el agradecimiento a las localidades vecinas que se pusieron a disposición con todos sus recursos para que el incidente no haya tenido un final trágico, y reconoció también la asistencia de los distintos estamentos del Estado.

Pasado el momento de emergencia, Curuchet contó que la alarma en el cuartel sonó a las 14.25 y que se dirigieron hacia la reserva forestal de Valeria del Mar, un sitio “con muchas casas adentro”, según precisó. “Lo llamamos incendio de interfase. Cuando llegamos estaba totalmente declarado y tuvimos que atacar de golpe siete frentes de incendio distintos”, amplió. En esa línea, agregó que si bien “pudo haber algún recalentamiento en las paredes y techos, no se quemó ninguna vivienda”, como tampoco se registraron víctimas.

Las imágenes captadas por el fotógrafo de Telégrafo, Ricardo Stinco, muestran cómo la gente se puso a disposición, de manera organizada, para ser de ayuda.

 

 

Lo más visto